Home

A pesar de estar penada con hasta tres años de cárcel, la homosexualidad en Egipto no es algo que, en la actualidad, se pueda afirmar que esté institucionalmente perseguida.  Las condenas a día de hoy son poco frecuentes (hasta hace diez años sí eran habituales), parece que la situación se tranquilizó y el colectivo homosexual vive más desahogado (por supuesto a años luz de Europa), en el sentido de continuar viviendo su intimidad en lo privado, pero sin tener a una fuerza policial en constante búsqueda.

Puntos de encuentro de personas “open mind” son habituales en diferentes bares y restaurantes de Alejandría y el Cairo. Sin embargo, lo cierto es que en ningún lugar se especifica que la clientela tenga gusto por personas de su mismo sexo ni nada por el estilo, simplemente son sutiles puntos de reunión para todo tipo de personas de mente más o menos liberal, lugares en los que hablar libremente de política, derechos humanos, etc.

Hoy estaba junto a un amigo fumando shisha en una céntrica terraza del centro del Cairo, el compañero recibió el saludo de un amigo que le comentó una noticia que le dejó pálido, un conocido suyo acababa de ser asesinado. Alguien con quien la noche anterior había estado hablando tranquilamente en un restaurante de la ciudad, un joven diseñador de moda, homosexual. Pasarían cien años y yo no tendría suficiente vocabulario para expresar la cara de sorpresa, miedo, desolación, que se le ha puesto al recibir la noticia. Según su amigo, se encontraba conociendo a otro chico, quien supuestamente ha acabado con la vida del diseñador.

¿Por qué? ¿Dónde? preguntas que en un país poco acostumbrado a la libre circulación de información resultan difíciles de responder. Posiblemente la familia nunca sea consciente de la causa que acabó con la vida del joven.

La presión social es grande en este país, reconocer a la familia que se es homosexual puede significar la marginación absoluta en los mejores casos y situaciones aun más desagradables en otros. El anonimato de la gran ciudad favorece la libertad sexual, el verdadero dilema está en las pequeñas ciudades, en donde las muertes se dan pero nunca nadie  lo reconocerá.

Después de todo esto y llegar a casa con algo de insomnio, acabo de ver por casualidad el discurso del presidente español, J.L.R.Zapatero, el día que su gobierno aprobó el matrimonio homosexual. Bonitas palabras. Interesante para reflexionar en momentos en los que lo económico prima sobre lo humano. Aquí tenéis el vídeo: https://www.youtube.com/v/yyRVhpBD4Jo?fs=1&hl=ca_ES&rel=0

Anuncios