Home

Los médicos que atienden a Mubarak han declarado que éste no puede ir, por el momento, a la cárcel porque allí no habría cuidados de emergencia para tratar al exdictador, debido a su delicada salud.

Aquel hombre implacable, que estaba perfecto de salud, haciendo giras internacionales, inaugurando grandes construcciones a lo largo del país, ahora, casualmente, está enfermo.

Hoy una noticia me ha dejado de piedra tan sólo con el título, “todas contra la pared. Os vamos a hacer la prueba de virginidad“. En resumen el texto señala que las detenidas en las manifestaciones (cabe recordar que se detuvo a todo aquel que estuviera en contra del régimen de Mubarak)  fueron inspeccionadas “en profundidad” por la cúpula militar porque ésta quería evitar que las mujeres después de ser liberadas les acusaran de violación, así que comprobaron antes si habían tenido relaciones sexuales anteriormente o no.

Así que, bajo presión, el médico se vio obligado a inspeccionar cada una de las vaginas con la desautorización de las jóvenes. Las electrocutaciones a las que las sometieron, los golpes, palizas, asfixia simulada,… fueron durísimas, imposibles de imaginar para quien no lo haya vivido, pero el apartado en el que se investigó algo tan íntimo, es algo que no va con el dolor físico, ni siquiera los animales tienen esa malicia…

Estoy impactado por la noticia, la verdad, y más todavía sabiendo que son los mismos que ahora dicen “no a Mubarak, sí a la democracia”. Van al sol que más calienta, son los que están gobernando ahora, controlándolo todo… un pedazo más de un sistema corrupto que no desaparece.

Todo el mal que Mubarak hizo  TAN SÓLO EN EL MES DE REVOLUCIÓN (sin tener en cuenta los 30 años anteriores) sería suficiente para que tuviera una condena milenaria… Pero no, ahora hay que argumentar razones humanitarias porque está enfermo… No lo entiendo.

Anuncios