Home

Hoy desperté en El Cairo con este titular del periódico Al Masry: “Egipto suspende la emisión de visados de entrada a los turistas extranjeros del aeropuerto“.

Podría ser una cuestión baladí que podría pasar desapercibida si no fuera porque una amiga llega el próximo jueves. Además, los rumores de que no realizarán renovaciones a los extranjeros que aquí residimos hace que el futuro empiece a ser una incógnita para todos.

Es comprensible que un país se haga respetar pidiendo visado a todos aquellos países que exigen también se lo exigen, sin embargo, que suceda en este mismo momento en el que Egipto vive uno de sus peores momentos económicos hace sospechar que algo raro pasa. El pilar fundamental del PIB egipcio es el turismo, actualmente en decadencia por el movimiento revolucionario que ha tenido lugar en los pasados meses (y todavía está presente), con lo que no se comprende que se haya decidido no dar visados en el aeropuerto de El Cairo como venía haciéndose hasta ahora. Bien es cierto que no prohíben la entrada a nadie, pero sí lo complican, al parecer será sencillo para aquellos que lleguen con viaje organizado a través de una agencia y que, además, sea una visita grupal.

Bueno, esperemos que los gobernantes actuales sean conscientes del grave error que cometen con esta medida que algunos aplauden sin conocer sus verdaderas consecuencias catastróficas.

Anuncios