Home

La semana comenzó con la trágica noticia en la que varios cristianos egipcios murieron mientras se manifestaban en El Cairo. Todo comenzó bien, numerosos coptos se reunieron ante la sede de la televisión pública egipcia, un edificio voluminoso rodeado desde los últimos meses por decenas de militares, a orillas del Nilo.

La concentración fue pacífica hasta que, nadie sabe por qué, comenzó la pelea. Tensión, gritos, personas corriendo,… el caos empezó a adueñarse poco a poco del entorno, y finalmente alcanzó su clímax cuando apareció la famosísima escena en la que un tanque militar arroyó a todo aquel que se encontraba en su camino.

El sensacionalismo no ha tardado en aparecer, y en los diversos medios de comunicación ha sido posible leer perlas del estilo “los conflictos entre musulmanes y cristianos son frecuentes en Egipto”. Comentarios de este tipo se han repetido sin cesar ante la sorpresa de muchos, algo alejado no, alejadísimo de la realidad. La convivencia religiosa en el país de los faraones ha sido siempre admirable, con lo que es extraño creer que, de repente, musulmanes y militares hayan decidido atacar a los cristianos egipcios. Viviendo en este fantástico país desde el periodo del exdictador Mubarak, y viviendo en el presente contexto, la idea de que resquicios del régimen pasado tengan un papel protagonista actuando en la sombra es algo que cada día tiene más peso. La sensación que todo esto da, desde la más absoluta subjetividad, es que importantes pilares del periodo anterior a la Revolución siguen presentes, personas con poder que tienen la nítida intención de desestabilizar y mostrar que aquel tiempo pasado fue mejor, aquel periodo en el que los cristianos vivían sanos y salvos porque el Gobierno les protegía. Meses atrás habría parecido surrealista esta reflexión, pero no hay que olvidar que miembros del antiguo gobierno están siendo a día de hoy investigados como autores intelectuales del atentado a una iglesia de Alejandría el pasado fin de año que dejó 21 muertos.

Ha sido imposible encontrar un sólo vídeo que fuera mínimamente imparcial respecto al conflicto del pasado domingo. Aquí se pueden ver imágenes de lo que sucedió:

Otra cuestión importante es la de los salafistas, ese grupo radical de musulmanes que poco tienen que ver con el verdadero Islam. Son pocos, pero muy activos, han estado detrás de la quema de iglesias y conflictos dirigidos contra los cristianos. Parece que su único fin es el de realizar una limpieza étnica, limpiando a los “impuros” que no persiguen sus ideales.

Regresando al asunto, se debe señalar que cuesta gran esfuerzo creer que los militares hayan decidido atacar  a los coptos per se. Las Fuerzas Armadas egipcias han actuado siempre de modo sigiloso, sin implicarse directamente en el ataque a la población civil. Lo han hecho alguna vez, sí, pero siempre han medido bien sus pasos, cuidando su imagen. Por lo que todo esto parece ser algo más complicado de lo que a simple vista se aprecia.

Nunca conocí a un sólo egipcio que hable de modo despectivo sobre la religión del prójimo, nunca.

Anuncios