Home

En El Cairo todo está funcionando con normalidad. Niños juegan en las calles, amas de casa cargadas con la compra hablan entre ellas, el hombre que vende fruta con un burro tirando de un carro sigue con sus gritos ofreciendo sus productos, bicicletas con adolescentes compitiendo por ver quién alcanza antes el final de la avenida, señores mayores fumando la pipa de agua a pie de calle, otros jugando al dominó, etc.

No obstante, a pocos minutos de este barrio, cruzando el puente que nos separa del otro lado de la ciudad, el concepto puro de infierno ahí está. En una calle, Qasar el A’eini, en las últimas veinticuatro horas los militares egipcios se han enfrentado a manifestantes armados con algunas piedrecitas. El sonido de las ambulancias recuerdan a días pasados, en los que te acostumbrabas a escucharlo constantemente día y noche.

Los manifestantes en Plaza Tahrir vieron ayer cómo un grupo de militares se iba aproximando a ellos al tiempo que realizaban gestos que insinuaban que les iban a cortar el cuello. Los militares hicieron en pocos minutos de la plaza un coladero de sadismo, logrando la nada despreciable cifra de una decena de muertos y cuatro centenas de heridos (no hablamos de pequeños arañazos, sino desfiguraciones, huesos rotos,… y alguno que acabará con alguna amputación).

El dulce canto del almuédano comienza ahora, segundos después le sigue otro, y otro, un rezo colectivo que cubre toda la ciudad por unos minutos, un momento de paz que es truncado por el incesante sonido de ambulancias.

Observad la imagen, apreciad la actitud de los militares y reflexionad sobre ello. ¿Qué legitimidad pueden tener?.

Las últimas 24 horas en imágenes / La fotografía se encuentra circulando por facebook

Anuncios