Home

No viajar con Ryanair.

En Ibiza con destino Madrid he ido a facturar mi maleta de 15 kilos por la que había pagado en la compañía irlandesa llamada Ryanair, al llegar mi sorpresa es que el checking ya estaba cerrado (ya que son tan estrictos, les he señalado que quedaban 5 minutos para el cierre oficial), se lo han pasado por el Arco del Triunfo y he tenido que ir a pasar el control de seguridad con mi equipaje de mano y el maletón que debía haber facturado. Cremas, geles, champú y un largo etcétera han tenido que ser tirados a la basura, ya que la normativa europea -totalmente aceptada por mí- impide viajar con estos productos dentro del equipaje de mano.

Al llegar a la puerta de embarque, una sanción de 53’44 euros debía ser pagada por mí si quería subir al avión -lo he hecho, claro-. Además un trato deplorable hacia los pasajeros que no hablaban español, me ha sorprendido dos chicas que viajaban solas (he curioseado en el pasaporte que tenían en mano y he visto que eran indias) y que debían pagar las dos 106’88 euros, pero tan solo tenían un billete de 500 euros y el empleado de la puerta les ha dicho sin mirarles a la cara -en un pésimo inglés, por cierto- que él no les cambiaría ese dinero y que perderían el avión si no pagaban ese extra, a continuación en un irónico castellano: “vas lista si crees que te van a cambiar el billete en el ‘duti fri’, guapa”. (Quien de verdad no era guapo desde ningún ángulo físico o metafísico era él).
Por casualidades de la vida, el vuelo ha sido el peor de mi vida en cuanto a tensión dentro del avión, unas turbulencias que han hecho mantener el aliento en más de una ocasión sin la información de ningún miembro de la tripulación, pero esto no es lo que más me indignó, lo importante es que hay que decir NO A RYANAIR.

Anuncios