Home

Nunca antes había estado en un país en el que se circulara por la izquierda, esto supone que los roles piloto-copiloto también se inviertan. La situación es extraña la primera vez, estás nervioso y atento a cada giro del conductor porque piensas que se ha equivocado, al entrar en una macro-rotonda en dirección contraria a la que estás acostumbrado.

Pequeños y sutiles sobresaltos van y vienen, el compañero ríe de la anécdota y, de repente, un frenazo brusco de algunos coches ante el aterrizaje, por error, de un hombre en parapente. Como si nada pasara retoman la marcha los conductores y continúan el camino, tranquilos, sin estrés. No sé, tampoco hay que lanzar fuegos artificiales por lo que pasa, pero al menos comentar esa anécdota, pero no, como si de una paloma se tratara se continúan hablando del tema anterior.

Al menos pude tomar una instantánea al compañero del hombre volador que tuvo la delicadeza de aterrizar fuera de la carretera.  

Dos personas en parapente. Uno aterriza por error en plena carretera y el otro como se ve en la imagen. Ciudad del Cabo / Mángel Sevilla

Dos personas en parapente. Uno aterriza por error en plena carretera y el otro como se ve en la imagen. Ciudad del Cabo / Mángel Sevilla

Anuncios