Home

¿Por qué en esta sala me enfrento a un magistrado blanco, soy acusado por un fiscal blanco y escoltado hasta el banquillo por un ordenanza blanco? ¿Puede alguien sugerir honesta y seriamente que en este tipo de ambiente la balanza de la justicia está equitativamente equilibrada?

Nelson Mandela (1962).

Obama nos está visitando en Sudáfrica este fin de semana.

Ha venido en un momento en el que toda la población sudafricana (y gran parte de la mundial) está con el ojo puesto en el expresidente de la nación del arco iris, Nelson Mandela.

http://worldnews.nbcnews.com Siphiwe Sibeko / Reuters / Pretoria, ayer.

http://worldnews.nbcnews.com Siphiwe Sibeko / Reuters / Pretoria, ayer.

Por supuesto el presidente norteamericano no visitará a las millones de personas que viven en la periferia de cualquier gran ciudad sudafricana, tampoco es necesario que lo haga como algún líder mediocre ha sugerido, cierto es, sin ser un gran fan de Obama, que es de los pocos que conoce verdaderamente el estrés de no llegar a final de mes y luchar por conseguir lo que quiere, su vida tampoco nunca fue un camino de rosas, obvio no se puede comparar con la vida de Mandela. Es resaltable que haya afirmado que no se hará una foto con el expresidente sudafricano, un pequeño detalle que le honra. Rechazar tomarse una foto con uno de los líderes que ocupa una posición envidiable en prestigio y admiración muestra que no todo en él es político y que, al menos, tiene un lado humano con los pies en la tierra.

Algunas manifestaciones espontáneas han aparecido contra la visita del expresidente, y son todas legítimas, se preguntan qué hace Obama hablando de reconciliación, paz, etc cuando su nación no predica con el ejemplo.

Las conversaciones en cualquier rincón de la ciudad giran en torno al mismo tema últimamente, cada mañana empiezo el día escuchando preguntas sobre la salud de Mandela, una tras otra, da la sensación de hablar de un miembro de la familia. Para gran parte de la sociedad Mandela ya se ha ido, porque al parecer de él ya queda poco, su cuerpo está viviendo gracias a ayuda de la tecnología, pero su esencia parece que ya nos dejó.

Leer discursos de Mandela hacen interiorizar, sin quererlo, una fortaleza y convicción grandes, y  tener presente que el esfuerzo siempre trae frutos. Mandela se irá siendo para todos no solo un expolítico, sino un revolucionario pacífico que enseñó que la justicia existe, y que el mundo que deseamos sí se puede lograr.

Las enseñanzas de Mandela serían muy útiles en Europa, en donde la clase dirigente nos coacciona, ataca y acusa de terrorismo a jóvenes que se manifiestan con armas -libros y flores-.

“No olvides nunca que un santo es un pecador que persevera.”

Nelson Mandela (1975)

Anuncios