Home
Monasterio de la Trinidad y de San Sergio, en el pueblo Sergey Posad, Rusia / Mángel Sevilla

Monasterio de la Trinidad y de San Sergio, en el pueblo Sergiyev Posad, Rusia / Mángel Sevilla

A hora y media en tren desde Moscú se encuentra el monasterio más importante, increíble e impresionante de Rusia, Monasterio de la Trinidad y de San Sergio, coloquialmente llamado “el Vaticano de Rusia” es un lugar en el que unas tres centenas de monjes ortodoxos viven de forma permanente.

En los alrededores del metro de Kurskaya, en la capital de Rusia, se encuentran dos estaciones de tren de larga y media distancia, siendo de esta última de la que salen a diario varios convoyes hacia Sergiyev Posad, pueblo en el que se encuentra el centro espiritual. Para quienes no sepan ruso no pasa nada, es fácil comprar el billete, bien en las ventanilla principales (recomendando escribir en un papel el nombre del destino en ruso: сергиев посад) o en cualquiera de las máquinas, el precio ronda los 300rublos (a día de hoy es el equivalente a 5 dólares).

Iglesia en el Monasterio de la Trinidad y de San Sergio, en el pueblo Sergey Posad, Rusia / Mángel Sevilla

Catedral de la Asunción (izquierda) e Iglesia del Espíritu Santo (derecha) en el Monasterio de la Trinidad y de San Sergio, en el pueblo Sergiyev Posad, Rusia / Mángel Sevilla

catedral de la Asunción con sus cinco cúpulas, considerada como la catedral principal de este monasterio

Los trenes salen con una puntualidad excelente y en una hora y 35 minutos de viaje se llega al destino (en mi caso salió y llegó con 2 minutos de retraso). Durante el viaje no hay momento en el que no entre al vagón algún desconocido tocando la guitarra, acordeón o cualquier otro instrumento del que no sé ni sus nombres y otros vendiendo utensilios de todo tipo: desde un rascador de espalda, llaveros o velas con algún elemento religioso. A lo largo del camino se hacen varias paradas puntuales en diferentes pueblos, algunos de ellos están solo anunciados en ruso y en otros no aparece ningún cartel indicador, pero afortunadamente Sergiev Posad está escrito en ruso e inglés, por lo que no tiene pérdida.

Un par de minutos antes de llegar al destino, Sergiyev Posad, en la parte frontal izquierda superior del tren se aprecia una parte de la iglesia principal del monasterio, que está a unos diez minutos caminando desde la estación de tren. Al tiempo que se camina se va vislumbrando poco a poco la estructura de diferentes edificios religiosos, muy exóticos, totalmente de cuento de hadas. Es impresionante.

El lugar está amurallado con paredes de 12 metros de altura y el acceso es gratuito, encontrando en el interior una diminuta ciudad cargada de iglesias que ofrecen unos frescos maravillosos en sus altísimos techos y paredes. El Monasterio comenzó a erigirse en el s.XV, empezando por la catedral de la Trinidad, caracterizada por su cúpula dorada y paredes blancas. La estructura de cualquiera de las iglesias no pasa desapercibida para nadie, tanto por su forma y por su color.

Durante el periodo soviético la mayor parte de los centros de culto situados en la URSS fueron destruidos, este Monasterio fue de los pocos lugares que tuvieron suerte y se salvaron, y es que no se trata de iglesias sin más, sino de una gigante obra de arte.

Tren de media distancia en Moscú, yendo al pueblo Sergey Posad, Rusia / Mángel Sevilla

Tren de media distancia en Moscú, yendo al pueblo Sergiyev Posad, Rusia / Mángel Sevilla

Anuncios