Eneagrama

Mapa de autoidentificación personal.

Inicia el camino del autoconocimiento a través del Eneagrama.

El eneagrama de la personalidad tiene un origen de más de dos milenios, nacido en Oriente, es una herramienta utilizada en el autoconocimiento y el crecimiento personal. El eneagrama parte de la idea de la existencia de nueve tipos de personalidad definidos y las interrelaciones dadas entre los otros eneatipos vinculados con él (flechas y alas), así como los tres grandes instintos humanos.

Nuestro eneatipo son como las gafas con las que vemos la realidad, unas gafas que nos filtran una realidad objetiva, pura, y que la percibimos del modo específico de nuestros lentes. Una aproximación al enegrama vislumbra nuestro mapa psicológico, donde aparecen nuestros miedos, creencias, potencialidades, motivaciones, etc.

¿Eneagrama? ¿Para qué?

Ámbito personal:

  • Autoconocimiento en profundidad.
  • Encontrar las «piedras en el camino» que aparecen de forma constante en la vida.
  • Mejorar la relación contigo mismo y con el entorno.
  • Entender la frase: «es que siempre me pasa lo mismo, no lo entiendo».
  • Ser más productivo.
  • Gestión del estrés y de las emociones.

Ámbito profesional:

  • Encontrar mis fortalezas.
  • Dudas vocacionales (adultos y adolescentes).
  • Gestión de equipos: mejora de resultados y felicidad laboral.
  • Aprender a comprender los diferentes estilos de personalidad: potenciar grupo.
  • Mejorar mi liderazgo.
  • Evitar futuros conflictos laborales.
  • Crear sinergias entre equipos.
  • Ayuda a equipos eficientes, mejorando sus resultados.
  • Posibilita conocer cómo se comunica cada estilo de personalidad dentro de un equipo.

El eneagrama es una herramienta potente para el autoconocimiento y el crecimiento personal, mostrando el mapa presente de nuestro comportamiento y de nuestras relaciones con los demás.

Saber más de eneagrama y de nuestro eneatipo es comprender por qué hacemos lo que hacemos y el cómo lo hacemos, es vislumbrar patrones de nuestra esencia, es aproximarse al “piloto automático” de nuestro viaje por la vida. Nos ayuda a entender cuál es esa piedra que aparece de modo insistente a lo largo del camino de nuestra vida.