Eneagrama

Eneagrama

Mapa de la personalidad.

Camino hacia el autoconocimiento y el crecimiento personal.

El eneagrama de la personalidad tiene un origen de más de dos milenios, nacido en Oriente, es una herramienta utilizada en el autoconocimiento y el crecimiento personal. El eneagrama parte de la idea de la existencia de nueve tipos de personalidad definidos y las interrelaciones dadas entre los otros eneatipos vinculados con él (flechas y alas), así como los tres grandes instintos humanos.

Nuestro eneatipo son como las gafas con las que vemos la realidad, unas gafas que nos filtran una realidad objetiva, pura, y que la percibimos del modo específico de nuestros lentes. Una aproximación al enegrama vislumbra nuestro mapa psicológico, donde aparecen nuestros miedos, creencias, potencialidades, motivaciones, etc.

El eneagrama es una herramienta potente para el autoconocimiento y el crecimiento personal, mostrando el mapa presente de nuestra personalidad y de nuestras relaciones con los demás.

Saber más de eneagrama y de nuestro eneatipo es comprender por qué hacemos lo que hacemos y el cómo lo hacemos, es vislumbrar patrones de nuestra esencia, es aproximarse al “piloto automático” de nuestro viaje por la vida. Nos ayuda a entender cuál es esa piedra que aparece de modo insistente a lo largo del camino de nuestra vida.

Inicia el camino del autoconocimiento a través del Eneagrama.

¿ENEAGRAMA? ¿Para qué?

Ámbito personal:

  • Autoconocimiento en profundidad.
  • Encontrar las “piedras en el camino” que aparecen de forma constante en la vida.
  • Mejorar la relación contigo mismo y con el entorno.
  • Entender la frase: “es que siempre me pasa lo mismo, no lo entiendo”.
  • Ser más productivo.
  • Gestión del estrés y de las emociones.

Ámbito profesional:

  • Encontrar mis fortalezas.
  • Dudas vocacionales (adultos y adolescentes).
  • Gestión de equipos: mejora de resultados y felicidad laboral.
  • Aprender a comprender los diferentes estilos de personalidad: potenciar grupo.
  • Mejorar mi liderazgo.
  • Evitar futuros conflictos laborales.
  • Crear sinergias entre equipos.
  • Ayuda a equipos eficientes, mejorando sus resultados.
  • Posibilita conocer cómo se comunica cada estilo de personalidad dentro de un equipo.