De víctima a responsable de mis emociones.

No culpar a factores externos por nuestras emociones es un primer paso necesario para una óptima gestión emocional que nos ayude a avanzar. Nuestra identidad está constituida por un sistema de creencias que define nuestros pensamientos, y éstos determinan nuestras emociones, y éstas establecen tus comportamientos y acciones, por lo tanto tus reacciones están totalmenteSigue leyendo «De víctima a responsable de mis emociones.»